Curiosidades del Castillo de Chapultepec

Estos son las curiosidades de uno de los espacios más emblemáticos de la Ciudad de México, el Castillo de Chapultepec.

  1. Su construcción inició a mediados del siglo XVIII, con la finalidad de convertirse en la casa de descanso del virrey Bernardo de Gálvez.
  2. Luego de la muerte del Virrey Gálvez en 1785, el Castillo fue puesto en venta, sin éxito alguno.
  3. Durante el movimiento de Independencia el castillo estuvo abandonado, hasta el año de 1833 cuando se convirtió en escuela militar.
  4. Las consecuencias del ataque norteamericano de 1847, tardaron 20 años en repararse.
  5. Cuando Maximiliano y Carlota llegaron a gobernar el país en 1864, decidieron vivir en el castillo aún llamado Miravalle, cambiándole el nombre a Palacio de Chapultepec y remodelándolo. Cabe mencionar que Paseo de la Reforma vio su origen para que Carlota pudiera observar a Maximiliano a su llegada.
  6. El Castillo posee más de 50 salones, entre ellos el salón fumador que no admitía mujeres y su contraparte, el salón del té, donde Carlota atendía reuniones cuando Maximiliano se ausentaba.
  7. En 1867 fue decretado Observatorio Astronómico, se inauguró en 1978, conservando su función sólo hasta 1883, cuando se trasladó al edificio del ex arzobispado en Tacubaya.
  8. El Castillo de Chapultepec fue habitado por los presidentes Manuel González, Porfirio Díaz, Francisco I. Madero, Venustiano Carranza, Álvaro Obregón, Plutarco Elías Calles, Emilio Portes Gil, pascual Ortiz Rubio y Abelardo Rodríguez.
  9. Benito Juárez pasó una sola noche en el castillo. Fue el 14 de julio de 1867, ya que decidió mudarse a Palacio Nacional.
  10. Se inauguró como el Museo Nacional de Historia el 27 de septiembre de 1944, luego de la creación del Instituto Nacional de Antropología e Historia en 1939, que señaló el espacio como parte del Patrimonio Nacional. Cabe señalar que sólo el 10% de las más de 100 mil piezas que comprenden su colección son expuestas.
  11. En 1996 sirvió de set cinematográfico de la película Romeo y Julieta, protagonizada por Leonardo Di Caprio, antes también sirvió de escenario para la primera escena del “Bolero de Raquel” de Cantinflas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *